Las liebres marcan el paso

Suelen ayudar con el ritmo a los ganadores.

Muchas veces uno escucha hablar de liebres en el atletismo, pero no logra comprender el término. También se ven a las máximas figuras correr durante el primer trayecto de la carrera rodeadas de una serie de competidores que a medida que vayan pasando los kilómetros van desapareciendo.

Las liebres en las carreras sirven para marcar el ritmo o cortar el viento si es que perjudica al corredor, entre algunos ejemplos.

Las principales maratones (y carreras) del mundo cuentan con algunas de ellas, para asistir a los corredores de punta. Por contrato, muchas veces las liebres pueden acompañar hasta determinado kilómetro.

En alguna ocasión ha sucedido que la liebre, rompiendo con su rol de “guía”, continuó con su marcha e inclusive llegó a ganar la carrera, como el caso de Jonah Kipkemoi Chesum, que debía acompañar a Mekonnen hasta el kilómetro 35 en los 42k de Barcelona en 2017, y como no le pudieron seguir el ritmo, avanzó hasta cruzar en primer lugar la meta.

 

Te puede interesar

La Maratón Sustentable vuelve a Tres Lagos

Tiene un cupo para 100 corredores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *