Realizar ejercicio produce una hormona anti-obesidad

El instituto de Cáncer Dana Farber publicó recientemente el descubrimiento de la hormona anti-obesidad.

Se llama irisina, se encuentra en los músculos del cuerpo y se produce de forma natural cuando se realiza actividad física de forma regular durante varias semanas.

La irisina transporta un mensaje de salud desde los músculos hasta la grasa. Llega a través de la sangre a las células de grasa blanca (grasa mala), y ayuda a que se conviertan en grasa parda (grasa buena).

Esto demuestra que hacer ejercicio no sólo es saludable para la masa muscular sino para todo el organismo, ya que al aumentar la concentración de irisina se termina logrando, como resultado, una mayor quema de calorías y, por lo tanto, una reducción considerable de peso.

Es así que esta hormona, administrada como fármaco, podría mejorar el tratamiento de personas con obesidad y diabetes.

Te puede interesar

¿Qué es un IRONMAN?

Se la considera como la prueba más dura del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *