La importancia de “bajar revoluciones” tras entrenar

La importancia de bajar las revoluciones y limpiar el ácido láctico.

Quienes se entrenan habitualmente saben que, al terminar de hacerlo, llega el momento en el que se debe buscar la conocida “vuelta a la calma”, que consiste en limpiar el ácido láctico que se produjo y, además, bajar las revoluciones.

Para lograr esto lo más habitual es trotar durante dos o tres minutos, o andar el mismo tiempo en bicicleta. Y si bien eso funciona, también es muy útil fomentar la relajación, para lo cual hay dos principales maneras de hacerlo.

Socializar: el entorno social puede tener un gran efecto en la liberación de hormonas como la testosterona. Por eso, luego de un esfuerzo físico, es recomendable compartir un momento con alguien y no aislarse. Aunque se entrene solo lo ideal es buscar un compañero para el post.

Escuchar música: hay varios estudios que demuestran que la música puede reducir los niveles de cortisol posteriores al entrenamiento. Y el cortisol es una de las principales hormonas del cuerpo, que actúa para prepararnos para el gran esfuerzo que estamos soportando. Lo ideal, entonces, es emplear alguna melodía suave y relajante. Sin dudas será muy efectiva.

Te puede interesar

Pinamar, sede de la sexta edición de la Running Trip

Tendrá distancias de 21k, 10k, 5k y 1k Kids.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *