Consejos para correr 5K

24294074_1638821179489714_8070023820744974774_n

Los 5K son una alternativa ideal porque sirven para empezar a medirse y, al ser una distancia corta, permite recuperaciones más rápidas.

Por tratarse de una exigencia moderada para el runner novato, en dos o tres días ya se puede volver a entrenar con normalidad. Pero aunque la exigencia no sea demasiada, siempre hay factores a tener en cuenta para poder completar la prueba sin inconvenientes. Acá te dejamos una serie de tips que te servirán de guía para tu gran debut en el maravilloso y adictivo mundo del running.

Atención a la dieta: siempre es importante estar liviano para poder rendir al máximo. Desde el punto de vista energético es importante destacar que los 5K no requieren grandes ajustes a tu dieta diaria. No es necesario llenarse de carbohidratos ni consumir grandes cantidades de alimentos. Lo esencial es mantener un peso bajo, eliminando la comida chatarra y realizando una dieta rica en frutas, verduras e hidratos de carbono de calidad (nutricionalmente densos y con pocas calorías).

Calentamiento previo: como la distancia es corta, eso permite correr a un ritmo intenso toda la carrera, si es que se está bien entrenado. Pero para poder lograrlo es fundamental que en el momento de la largada el cuerpo esté completamente listo. Para ello es necesario el calentamiento previo, que provoca un aumento de la temperatura corporal y un mayor flujo sanguíneo a los músculos.

Cumplir el plan de entrenamiento: hay que diagramar un plan de entrenamiento y llevarlo a cabo de la manera más estricta posible. En ese sentido hay que tener en cuenta que, en una carrera de 5000 metros, la contribución energética proviene mayoritariamente del sistema aeróbico (entre un 90 y 95%). Por ello es muy importante que luches contra la tentación de llenar tu plan de entrenamientos intensos y de velocidad. La combinación de entrenamientos lentos, con entrenamientos intensos, buena nutrición y tiempos adecuados de descanso, será la forma de lograr el éxito.

Conocer el recorrido: estar familiarizado con el recorrido puede ayudar al rendimiento, por lo tanto realizar algunos entrenamientos en la zona es muy recomendable.

Ritmo de carrera: en carreras cortas como esta es muy fácil dejarse llevar en el inicio y correr demasiado rápido. La clave es durante toda la carrera emplear el ritmo que nos permita nuestro estado físico, sin sobre exigirnos. Y el último kilómetro debiera ser más rápido que el primero.

Te puede interesar

¿Qué es un IRONMAN?

Se la considera como la prueba más dura del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *