Cómo afecta al cerebro la falta de ejercicio

No sólo se pierde estado físico, sino que hay capacidades mentales que son afectadas: estado de ánimo y capacidades cognitivas.

Si uno deja de entrenar no sólo pierde estado físico, sino que las capacidades mentales también se ven afectadas de forma negativa. Así, uno de los cambios que podremos notar será en nuestro estado de ánimo. El cuerpo produce endorfinas cuando se hace ejercicio, junto con otras sustancias químicas que inducen la felicidad como la serotonina, la dopamina, la norepinefrina y los endocannabinoides. Y eso protege al cerebro de la depresión inducida por el estrés.

Por otra parte, investigadores de la Universidad de Maryland examinaron los cerebros de atletas mayores, y encontraron que el flujo sanguíneo hacia el hipocampo, especialmente (que es una estructura implicada en el aprendizaje y la memoria), disminuyó significativamente después de un paréntesis de diez días. Y otras investigaciones han vinculado el menor flujo sanguíneo al hipocampo con el deterioro cognitivo leve y la enfermedad de Alzheimer.

Por todo esto no quedan dudas: en lo relacionado con el cuidado de nuestro cerebro, hay dos muy buenas razones para hacer ejercicio de manera regular.

 

Te puede interesar

Consejos para debutar en triatlón

Datos útiles para iniciarse en la competencia de tres disciplinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *