Siete tips para aumentar el metabolismo

A continuación te contaremos algunos trucos que incluyen consejos sobre hidratación, nutrición y tipos de entrenamiento.
Nuestro cuerpo necesita de combustible en forma constante, ya que absolutamente todas las funciones corporales demandan energía. Y el metabolismo basal es la mínima cantidad de energía que necesita para desarrollar las funciones básicas en reposo. Pero este no es el mismo para todas las personas. Quienes tienen un metabolismo basal inferior necesitarán una menor cantidad de alimentos para subsistir, y todo lo que supere a dichas necesidades podrá ser almacenado como grasa. En cambio, los poseedores de un metabolismo basal superior necesitará de una mayor cantidad de alimentos (podrán comer más sin afectar su peso) para subsistir. Por eso, para personas que desean adelgazar acelerar el metabolismo significa quemar una mayor cantidad de calorías durante el día, y así tener mayores chances de bajar de peso. A continuación te contaremos algunos trucos que te ayudarán a acelerar tu metabolismo.

Tomá agua fría: junto al oxígeno, el agua es una de las sustancias más importantes para la vida humana. Representa entre el 50% y 60% del peso corporal y proporciona el medio donde se desarrollan la mayoría de los procesos corporales. Aunque la mayoría de las personas piensa en el agua como una forma de hidratación, lo cierto es que según algunos estudios el agua puede ayudarte a adelgazar, porque se determinó que después de beber medio litro de agua se logra un incremento del metabolismo basal del 30%. Así, consumir dos litros de agua al día podría aumentar el gasto energético en aproximadamente 100 calorías.

Tomá té verde: en un estudio se solicitó a 60 personas obesas que consumieran una dieta basada en tres comidas (65% de carbohidratos, 15% de proteínas y 20% de grasa) durante 12 semanas, y se organizaron dos grupos. Uno consumía té verde y el otro no. Al comparar los dos grupos, las diferencias en la pérdida de peso fueron de 2,70 kg en la cuarta semana, 5,10 kg en la octava semana y 3,3 kg al terminar el estudio. Asimismo, detectaron un aumento en el gasto energético en reposo.

No te olvides del HIIT: HIIT (en inglés High Intensity Interval Training) significa “entrenamiento de intervalos de alta intensidad’, y se trata de una forma de entrenar que consiste básicamente en alternar períodos cortos de ejercicio intenso (intervalos) con descansos también cortos. Es muy efectivo para aumentar el metabolismo, además de ser útil para mejorar la resistencia cardiovascular y favorecer la respuesta hormonal del cuerpo, liberando más testosterona y hormona de crecimiento y disminuyendo la generación de cortisol.

Entrená tu fuerza: el entrenamiento de fuerza tiene muchos beneficios para los corredores en general. Entre los más importantes hay que decir que aumenta el rendimiento y previene lesiones, junto a la posibilidad de quemar un mayor número de calorías.

El café es de gran ayuda: diferentes estudios han indicado que la cafeína puede incrementar el metabolismo basal entre un 3% y un 11%. Desafortunadamente, el efecto es menos pronunciado en personas obesas.

Usá picante: si viajás a países como India o Tailandia, fácilmente observarás que en las calles no hay personas con problemas de peso. De hecho, salvo algún turista es raro ver alguna persona que no sea delgada. Entre ambos países hay dos cosas en común que resultan sumamente interesantes y aplicables a una persona que desea adelgazar: 1) prácticamente no consumen alimentos procesados, y 2) comen comidas picantes. Respecto a esto último, hay pruebas suficientes para afirmar que la comida picante puede ayudar a adelgazar. Por un lado, es muy difícil consumir grandes cantidades de platos picantes (salvo que estés muy adaptado), y por otro lado colabora a aumentar tu gasto energético.

Movete todo el día: puede parecer demasiado básico, pero muchos lo olvidan. La mejor forma de mantener activo el metabolismo es estar en constante movimiento. Eso no significa que se deba estar corriendo todo el día, pero una serie de consejos pueden ayudarte a hacer la diferencia. Por ejemplo, evitar pasar muchas horas sentado; al viajar en transporte público hacerlo parado; al estar sentado mover los pies, los dedos de los pies y realizar algunos estiramientos de hombros. Aunque no parezca, cada uno de estos pequeños movimientos son calorías extras que puedes quemar en el día.

Te puede interesar

Consejos para entrenar bajo la lluvia

Recomendaciones para que el clima no te impida entrenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *