Trucos para adelgazar con ensaladas

Te contamos principales motivos por los cuales tenés que incluirlas sí o sí en tu dieta, y también algunos secretos para que realmente te sirvan para cumplir tu objetivo.

Si el objetivo es bajar de peso, las ensaladas son el plato perfecto para conseguirlo, porque tienen pocas calorías, mucha fibra y agua y, si se combinan bien los alimentos, son un plato muy completo, y que te dará toda la energía necesaria. A continuación te contamos los principales motivos por los cuales tenés que incluirlas sí o sí en tu dieta, y también algunos secretos para que realmente te sirvan para cumplir tu objetivo.

Le gustan a todos: hay tantas ensaladas como combinaciones de alimentos existen. Es por eso que las recetas son infinitas y siempre es fácil encontrar una ensalada que se adapte a los gustos y necesidades de cada persona.

Son bajas en calorías: la mayoría de las ensaladas dejan el estómago lleno, aportando sólo entre 200 y 300 calorías. El secreto está en combinar verduras y hortalizas bajas en calorías y ricas en sabor y fibra saciante, con alimentos más proteicos y bajos en grasa como la pechuga de pollo, el huevo duro, el atún, salmón a la plancha o tofú.

Se preparan rápidamente: pocos platos están listos en tan sólo unos minutos, y sin ser una bomba calórica.

Son un buen plato único: si olvidamos la tradicional (y aburrida) ensalada de tomate y lechuga, podamos armar combinaciones muy ricas y también variadas, para tener opciones para todos los días y lograr así un menú equilibrado y completo sin aburrirnos.

El sabor perfecto: si se las aliña bien, podremos resaltar el sabor de los ingredientes. Además de un chorrito de un buen aceite de oliva se le puede agregar jugo de limón y especias como pimienta, romero, orégano, perejil, ajo picado, etc.

Cuidado con algunos ingredientes: algunas ensaladas que se venden preparadas pueden aportar entre 500 y 700 calorías. Y el motivo es que incluyen alimentos como queso brie, queso de cabra o panceta.

Usar vitaminas y minerales en cantidad: al añadir alimentos frescos y sin cocinar se logra un buen aporte de vitaminas y minerales que se pueden perder en la cocción de los alimentos. Por último, recordar siempre el orden en el que se condimentan las ensaladas: primero la sal, luego el limón o vinagre, y por último el aceite. Si se añade primero el aceite se creará una película que impedirá que los alimentos tomen otros sabores.

Te puede interesar

Descalificado por no usar la remera oficial

Fede Bruno se impuso en Santiago del Estero, pero quedó fuera del podio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *