Vitamina C, un alimento importante para la recuperación de tendones y ligamentos

Estas estructuras tienen que soportar la carga del peso corporal. Enterate en esta nota cuál es el principal elemento que aporta la vitamina C que permite a los tendones y ligamentos poder realizar esta labor.

La vitamina “C”, también conocida como ácido ascórbico, es un alimento y un antioxidante que desempeña un papel importante en muchas funciones a través del cuerpo.

Entre ellas: como antioxidante protege las células del cuerpo;por otra parte, se une al colesterol LDL oxidado cumpliendo así un rol de protección cardiovascular; además, estimula la función inmune, aumentando los niveles de interferones y células que colaboran en la respuesta inmune -respuesta protectora del cuerpo hacia virus y bacterias-.

Gonzálo Yamauchi, especialista en Medicina Familiar y medicina Musculoesquelética, Miembro fundador de LAOM (Asociación Latinoamericana de medicina musculoesquelética) y Médico de familia del Hospital Italiano de Buenos Aires, explicó que a pesar de esto, “su principal función es colaborar en el paso de procolágeno a colágeno, paso fundamental para la producción de colágeno -indispensable en la composición de tendones y ligamentos”.

Tal es así, que el déficit de vitamina C se encuentra asociado a defectos en el tejido conectivo, especialmente en la reparación ósea.

“El ácido ascórbico colabora en la producción de colágeno y estabiliza dicha estructura. Es fundamental para tendones y ligamentos, ya que estas estructuras tienen que soportar la carga del peso corporal. El principal elemento que permite a los tendones y ligamentos poder realizar esta labor es el colágeno.

Además, favorece al cartílago ya que está compuesto de colágeno, y esta vitamina favorece el crecimiento de colágeno de buena calidad. Es decir, la formación normal de colágeno permite la función normal de huesos, dientes, cartílagos, encías, piel y vasos sanguíneos”, señaló Yamauchi.

El especialista manifestó que, como la Vitamina C no puede ser sintetizada, “debe ingerirse a través de los alimentos o de suplementos alimentarios”.

En ese sentido, dijo que “esta vitamina es soluble en agua, y requiere consumirse todos los días para que tenga verdadero efecto”.

Déficit de vitamina C

El déficit de Vitamina produce una alteración en el crecimiento óseo – 50% de disminución en la fuerza del hueso-, dolor en las articulaciones, dolor óseo y debilidad muscular, fatiga, mala o pobre respuesta a las infecciones.

“Es más, muchos de los dolores crónicos se originan en ligamentos, articulaciones o tendones que han sufrido un proceso de debilitamiento. Esto lleva a producir una alteración en su funcionamiento, generando inestabilidad en la articulación, tendones y ligamentos, ocasionando dolor”, comentó.

En 1988-1994, el 13% de la población de Estados Unidos presentaban déficit de Vitamina C, este porcentaje mejoró a un 7% en 2004 excepto en fumadores.

La suplementación de 1 gramo de vitamina C diariamente es una buena recomendación para pacientes que no mejoran adecuadamente los dolores articulares y musculares.

La carencia de vitamina C a niveles patológicos produce escorbuto, cuyos síntomas son tumefacción, hemorragias en las encías y dolor articular entre otros.

“Se puede incorporar esta vitamina en nuestra dieta a través de ciertos alimentos. En primer lugar los cítricos como la naranja, mandarina, limón, kiwi y fresas entre las frutas. Las verduras con alto contenido en vitamina C son el tomate, los pimientos rojos o verdes, brócoli, coliflor, perejil y espinaca”, remarcó Yamauchi.

Incidencia en la recuperación de tendones y ligamentos

Existen múltiples trabajos de investigación que sugieren la utilización de vitamina C como suplemento dietario para la recuperación de tendones y ligamentos.

“En la práctica médica diaria se utiliza preferentemente en aquellos pacientes que se encuentran realizando tratamientos regenerativos para lesiones de tendones, músculos, articulaciones o ligamentos”, añadió.

El experto señaló que “los tratamientos regenerativos en los que se utiliza dextrosa (proloterapia) o plasma rico en plaquetas producen la reparación de los tejidos especialmente en tejidos conectivos conformados por colágeno (tendones y ligamentos)”.

“En la medida que, en los tejidos dañados como articulaciones, ligamentos o tendones, comienzan a actuar las sustancias atraídas por la inflamación, estas mismas estructuras empiezan a regenerarse volviendo a su estado de normalidad y con ello cesa progresivamente el dolor. Estos tratamientos se basan en la regeneración de las estructuras dañadas”, indicó.

La vitamina C al mejorar la producción de colágeno es un importante aporte nutricional para reparar las lesiones en aquellos pacientes que presentan dolor de origen articular, tendinoso (manguito rotador, tendinopatías) o ligamentario.

“Por tal motivo, si se presenta debilitamiento tendinoso o ligamentario, dolor y molestias, es importante consultar con el especialista que evaluará el aporte adecuado de vitaminas para la
recuperación del paciente cuando encare el tratamiento correspondiente”, concluyó Yamauchi.

Fuente: Noticias Argentinas

Te puede interesar

Los beneficios de consumir pera

En esta nota te contamos por qué es una de las mejores frutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *