Los beneficios de la carrera continua suave

El trote lento o moderado pero sin parar, reporta sus múltiples beneficios. Enterate en esta nota.

Está claro que es mejor para objetivos vinculados a la salud en general y el fortalecimiento físico correr suave pero sin parar, a correr tramos a gran velocidad pero debiendo parar cada tanto.

Mejora la resistencia: nos permite obtener energía aeróbicamente, es decir, en presencia de oxígeno. Si se realiza a una velocidad moderada, favorece la resistencia orgánica general (por lo que sirve para resistir más tiempo corriendo) y acostumbra al músculo a usar grasas como combustible. El material energético (carbohidratos y grasas) se oxida totalmente y con gran rentabilidad, pero con más lentitud.

Rebaja el pulso basal: el corazón se hace más eficaz en su trabajo. El peso y el volumen del corazón aumentan, se incrementa el tamaño de la cavidad del ventrículo izquierdo y sus paredes se ensanchan. El volumen sanguíneo se incrementa, lo que mejora la circulación y facilita la capacidad de suministrar oxígeno durante el ejercicio. Se agranda el tamaño y número de las mitocondrias y se produce un mayor nivel de mioglobina.

Purifica y fortalece: limpia las arterias y los pulmones. También incrementa las defensas, al estimular la producción de adrenalina; despeja la mente y aclara las ideas (los corredores experimentados lo utilizan como terapia para descargar el estrés); tonifica los músculos; fortalece los huesos; y refuerza los cartílagos.

Te puede interesar

Consejos para entrenar bajo la lluvia

Recomendaciones para que el clima no te impida entrenar.

One comment

  1. Excelente informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *