La importancia de fortalecer los isquiotibiales

Los calambres musculares y tirones en los isquiotibiales son muy frecuentes en los corredores en los tramos finales de distancias como una maratón. Por eso es que trabajar este grupo muscular nos permitirá tener una vida más larga como corredor. Para fortalecerlos, y si no se puede ir a un gimnasio, existe la posibilidad de hacer un ejercicio con la simple ayuda de una silla. Enterate en esta nota.

Los isquiotibiales son un grupo muscular formado por el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso, y son vitales para tener una zancada fuerte, ya que actúan al recoger la pierna y al extender la cadera. Tener isquiotibiales cortos para un corredor de fondo es estar propenso a sufrir muchas lesiones y fatiga excesiva en carreras de largas distancias. Además, puede provocar dolores en la zona de la espalda, muy típico de las personas que pasan muchas horas sentadas apretando la zona isquiotibial.

Los calambres musculares y tirones en los isquiotibiales son muy frecuentes en los corredores en los tramos finales de distancias como una maratón. Por eso es que trabajar este grupo muscular nos permitirá tener una vida más larga como corredor, y sobre todo mejorar nuestras marcas.

Para fortalecerlos, y si no se puede ir a un gimnasio, existe la posibilidad de hacer un ejercicio con la simple ayuda de una silla. La idea es colocar un pie sobre la silla y, tal como muestra la imagen, elevar el glúteo y el otro pie. Hacerlo diez veces por diez segundos e ir aumentando la cantidad de segundos paulatinamente hasta llegar a 30.

isquio1

Por otra parte, no hay que olvidarse de estirar. Y lo recomendable es hacerlo cada vez que terminamos de hacer deporte o previo a calentar, unas tres veces durante 30 segundos. En las imágenes hay algunas posiciones sugeridas.

isquio2

Te puede interesar

Cupos agotados para la Maratón de Mar del Plata

Será el domingo, con 50 corredores de elite.

One comment

  1. Muchas gracias por enseñar como debemos cuidar cada parte de nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *